Historia

La historia moderna del puerto está vinculada a la guerra de España en Marruecos llamada «Guerra de África» del siglo XIX. Los trabajos para la elaboración de un proyecto portuario se iniciaron en el año 1860 (por R. O. de 23 de noviembre) dado la advertida y urgente necesidad de construir un refugio en Ceuta para proteger el desembarco de tropas, víveres, pertrechos y demás material militar y para dar refugio a la escuadra de navíos de guerra que hasta la costa africana habían de llegar. El interés militar de este proyecto era primordial si bien se recogía que “pudiera servir de refugio para el comercio de tránsito que alcanzaría importancia si llegaba a abrirse el canal de Suez”, en construcción, y que sería navegable a partir del 17 de noviembre de 1869.

Por Real Orden de 20 de Septiembre de 1904 se creó la Junta de Obras del Puerto y es a partir de este momento cuando comienzan a impulsarse los proyectos y a materializarse las primeras obras que, con la constitución del Protectorado Español en Marruecos tras la Conferencia de Algeciras de 1906, van a configurar a Ceuta como una ciudad comercial y portuaria.

En enero de 1909 se iniciaron los trabajos del «Proyecto de obras indispensables para asegurar el fondeadero de La Rada» que contemplaba los diques muelle Norte de la Reina Victoria y de Alfau y el muelle Sur, llamado muelle de Alfonso XIII ─ luego rebautizado de la República y posteriormente de España como se conoce en la actualidad ─ que fue inaugurado en 1928.

La década de los años 30 supuso un tiempo difícil marcado por retrasos en la ejecución y el agotamiento del presupuesto de las obras del puerto, ello en el contexto de una complicada situación política que condujo a la guerra civil de 1936. Estas circunstancias junto con el advenimiento de la Segunda Guerra Mundial abrieron un paréntesis y produjeron un estancamiento de la economía y de la vida de la ciudad. La recepción única y definitiva de las obras del puerto por fin se produjo el 17 de febrero de 1942.

En el año 1944 se aprobaron medidas para favorecer la maltrecha economía local, y las Cortes aprueban un régimen fiscal especial por el que se permite al Ayuntamiento de Ceuta cobrar una tasa «ad valorem» sobre la importación de mercaderías con un tope máximo del diez por ciento a fin de contribución al presupuesto municipal. Gracias a ello los años de posguerra no fueron tan duros como en otros lugares por las especiales circunstancias de la zona del protectorado y con el fin de la II Guerra Mundial en Europa y el crecimiento de la economía marroquí, la economía de la ciudad y la actividad de su puerto marcarían cotas de alto beneficio, teniendo lugar en los años 40 y 50 la entrada masiva de mercancías destinadas a la zona de los protectorados francés y español.

Historia

La historia moderna del puerto está vinculada a la guerra de España en Marruecos llamada «Guerra de África» del siglo XIX. Los trabajos para la elaboración de un proyecto portuario se iniciaron en el año 1860 (por R. O. de 23 de noviembre) dado la advertida y urgente necesidad de construir un refugio en Ceuta para proteger el desembarco de tropas, víveres, pertrechos y demás material militar y para dar refugio a la escuadra de navíos de guerra que hasta la costa africana habían de llegar. El interés militar de este proyecto era primordial si bien se recogía que “pudiera servir de refugio para el comercio de tránsito que alcanzaría importancia si llegaba a abrirse el canal de Suez”, en construcción, y que sería navegable a partir del 17 de noviembre de 1869.

Por Real Orden de 20 de Septiembre de 1904 se creó la Junta de Obras del Puerto y es a partir de este momento cuando comienzan a impulsarse los proyectos y a materializarse las primeras obras que, con la constitución del Protectorado Español en Marruecos tras la Conferencia de Algeciras de 1906, van a configurar a Ceuta como una ciudad comercial y portuaria.

En enero de 1909 se iniciaron los trabajos del «Proyecto de obras indispensables para asegurar el fondeadero de La Rada» que contemplaba los diques muelle Norte de la Reina Victoria y de Alfau y el muelle Sur, llamado muelle de Alfonso XIII ─ luego rebautizado de la República y posteriormente de España como se conoce en la actualidad ─ que fue inaugurado en 1928.

La década de los años 30 supuso un tiempo difícil marcado por retrasos en la ejecución y el agotamiento del presupuesto de las obras del puerto, ello en el contexto de una complicada situación política que condujo a la guerra civil de 1936. Estas circunstancias junto con el advenimiento de la Segunda Guerra Mundial abrieron un paréntesis y produjeron un estancamiento de la economía y de la vida de la ciudad. La recepción única y definitiva de las obras del puerto por fin se produjo el 17 de febrero de 1942.

En el año 1944 se aprobaron medidas para favorecer la maltrecha economía local, y las Cortes aprueban un régimen fiscal especial por el que se permite al Ayuntamiento de Ceuta cobrar una tasa «ad valorem» sobre la importación de mercaderías con un tope máximo del diez por ciento a fin de contribución al presupuesto municipal. Gracias a ello los años de posguerra no fueron tan duros como en otros lugares por las especiales circunstancias de la zona del protectorado y con el fin de la II Guerra Mundial en Europa y el crecimiento de la economía marroquí, la economía de la ciudad y la actividad de su puerto marcarían cotas de alto beneficio, teniendo lugar en los años 40 y 50 la entrada masiva de mercancías destinadas a la zona de los protectorados francés y español.